L
a alopecia androgenética es la forma más común de la caída de pelo y es responsable de 95% de los casos de caída de pelo entre hombres. Mientras hay muchos motivos posibles por que alguien puede presentar caída de pelo, como enfermedades crónicas, condiciones cutáneas, reacciones a medicamentos particulares, factores de temporada, estrés, mala alimentación, contaminación del medio ambiente y otros aspectos de la vida moderna, el porcentaje más grande de la caída de pelo masculina se debe al factor hereditario.

    La proporción estsimada de casos hereditarios de caída de pelo masculina es 81%. Ésto significa que los factores genéticos contribuyen mucho más al riesgo de aparición de la caída de pelo masculina que los ambientales. La predisposición genética constituye el factor más fuerte de aparición de la caída de pelo en los hombres, pues los genes determinan en gran parte si algún hombre presentará caída de pelo masculina, a cual edad empezará, la manera de que aparecerá y el nivel de evolución.

Herencia

Se muestra a los 30 años

Se muestra a los 50 años

    Hoy, se puede realizar la definición de las probabilidades de que un hombre joven presente alopecia androgenética, mediante pruebas genéticas especializadas que revelan la presencia de genes en el ADN del individuo particular que se relacionan con la caída de pelo de tipo masculino.

Caída de pelo masculina

dr-vekris-is-doing-a-hair-loss-diagnose    La forma de aparición más comun de la alopecia androgenética es la pérdida de pelo frontal y temporal con tendencia de extenderse hacia el ápice de la cabeza. Con el paso de los años, la zona de pérdida de pelo en el ápice de la cabeza se extiende y en bastantes casos se une a la frontal. La caída de pelo masculina aparece en el 25% de la población masculina con pérdida visible hasta la edad de 30 años y en el 50% hasta la edad de 45-50 años. Hay indicaciones fuertes que la forma de alopecia en cada hombre tiene una base genética, como también su velocidad de evolucon. El nivel de evolución de la caída de pelo en los hombres se define según la escala de  Hamilton-Norwood para la alopecia androgenética.

    Los hombres que padecen de alopecia androgenética heredan una sensibilidad genética en los folículos pilosos a la hormona dihidrotestosterona (DHT). La dihidrotestosterona (DHT) es un derivado o un sub-producto de la testosterona. La testosterona se convierte en DHT con la ayuda del énzima 5-a-reductasa (5-a reductase)  que entra a los folículos pilosos, reduce el tamaño de los folículos y causando cambios en su funcionamiento, inhibe su desarrollo. Los folículos pilosos con sensibilidad a la hormona DHT se vuelven más finos, se vuelve más breve su ciclo vital, siendo el resultado la caída de los pelos y la reducción de su densidad en el cuero cabelludo.

    En particular, la acción de la hormona DHT abrevia la fase anágena (Anagen phase) del pelo, en que el pelo se desarrolla, y acelera la fase telógena (Telogen phase), en que se para el crecimiento. Este proceso tiene un impacto que endebilece los pelos, con su caída como resultado. A menudo los hombres que presentan pérdida de pelo por primera vez primero presentan la imagen de reducción de la densidad de su pelo que no se debe a la apoptosis, sino a que se vuelven gradualmente más finos los pelos. Los folículos que padecen se degeneran gradualmente, el ciclo vital del pelo se abrevia y cada pelo nuevo que se produce, sale siempre más fino y débil, con un ciclo de vida siempre menos duradero. Esto sucede a una velocidad diferente de hombre a hombre, hasta que el folículo llegue a la etapa final de la degeneración, en que el pelo aparece fino y transparente como una pelusa.

    La caída de pelo masculina, en la mayor parte de los pacientes, aparece al final de la adolescencia y avanza a pasos rápidos hasta la edad entre los  20 y los 30 años, mientras presenta la imagen de caída ralentada después de los 30-35 años. A edades mayores, la evolución de la caída del pelo se ralenta aún más, siguiendo una evolución parecida a la estabilización y la caída gradual de los niveles de las hormonas masculinas en la sangre.