D
La alopecia difusa es un estado que se caracteriza por la reducción de la densidad del crecimento del pelo en toda la superficie del cuero cabelludo. Puede afectar el crecimiento de pelos  en todo el cuerpo, sin embargo de costumbre afecta el cuero cabelludo. La alopecia difusa se debe esencialmente a un trastorno de la evolución normal del ciclo vital del pelo, de costumbre por la influencia de algún factor nocivo. Esto tiene como resultado pelos “inmaduros” que pasan de repente a la fase de la apoptosis y en este período se observa una pérdida general del cuero cabelludo, sin que haya áreas particulares de pérdida. De costumbre, al cabo de 3-4 meses o cuando se pare la influencia del factor nocivo, el fenómeno se reduce y se repara la pérdida. La alopecia difusa puede afectar a mujeres en un porcentaje más alto que a los hombres.

Alopecia difusa – Clasificación

La alopecia difusa constituye un fenómeno que según la imagen del análisis fotográfico de la raíz del pelo, se puede deber a:

  • alopecia telógena (telogen effluvium), en que los pelos entran a la fase telógena (la última etapa del ciclo vital) por adelantado y repentinamente, mientras normalmente se suelen encontrar en su fase anágena y quedarse en ella por aproximadamente 3 meses, hasta que se produzca el crecimiento de pelos nuevos y la apoptosis de los anteriores.
  • Alopecia anágena o distrófica, en que aparece apoptosis intensa de los pelos (hasta de 90% de ellos) debido al impacto de algún factor químico o tóxico (por ejemplo, la quimioterapia) o radiación y el crecimiento de los pelos se reanuda después del fin de la exposición a este factor.
  • Alopecia mixta

Además, según cuanto dura la pérdida de pelo, se puede clasificar del modo siguiente::

  • aguda, con pérdida repentina de los pelos,
  • subaguda, en que la pérdida de pelos dura algunos meses y
  • alopecia difusa crónica, en que se repite la etapa de la pérdida; en total, esta dura más de seis meses.

Alopecia difusa – Causas

woman-with-visible-stress    La alopecia difusa se produce como resultado de la interrupción de la evolución normal del ciclo vital de los pelos. Constituye un problema diagnóstico frecuente, pues la pérdida se observa algunos meses, de costumbre 3-4, después del impacto de la causa probable y la mayoría de las veces, en el momento particular la persona se ha librado de ésta.

    La alopecia difusa se puede deber a una gran cantidad de factores que causan estrés físico o psicológico al cuerpo o a enfermedades sistemáticas o a factores externos (de costumbre farmacéuticos).

En particular, como causas de la alopecia difusa se han mencionado las siguientes:

  • Estrés físico, como después de una operación grande, una infección grave, una fiebre alta, o una hemorragia aguda. Además, muchas mujeres experimentan alopecia difusas después del parto, pero también después de un trimestre debido a los cambios grandes y abruptos de los niveles de las hormonas.
  • Estrés emocional intenso que causa principalmente alopecia difusa aguda.
  • Enfermedades crónicas como anemia, lupus eritematoso sistemático, amiloidosis, insuficiencia hepática, insuficiencia renal crónica, enfermedad inflamatoria del intestino, síndromes hiperplásticos linfáticos, dermatomiositis, pero también infecciones crónicas como infección por el virus  HIV y la sífilis secundaria. Además, enfermedades dermatológicas como la psoriasis, la dermatitis seborreica y la dermatitis alérgica por contacto se han mencionado que pueden causar alopecia telógena difusa.
  • Costumbres de alimentación. La ingestión insuficiente de proteínas, hierro, zinc, ácidos grasosos esenciales y otros ingredientes nutritivos, principalmente debido a la aplicación de dietas agotantes o trastornos de la alimentación (por ejemplo, anorexia nerviosa) es una de las causas más comunes, principalmente entre mujeres. Síndromes de dificultad de absorpción y enfermedades pancreáticas  pueden también conducir a la alopecia difusa. Igualmente peligrosa resulta también la insuficiencia de vitamina D y biotina.
  • El consumo de medicamentos como anticonceptivos, andrógenos, retinoides para el tratamiento del acne, medicamentos antitiroideos, algunos antidepresivos, anticoagulantes, vitamina A, algunas categorías de medicamentos cardiológicos pero también algunos anti-inflamatorios no esteroides. Además, medicamentos que se usan en la quimioterapia para varias formas de cáncer que son citotóxicos tienen impacto en los pelos que se encuentran en la fase anágena, causando alopecia anágena difusa.
  • La radiación, que causa la caída del pelo principalmente en los puntos en que tiene impacto. La radioterapia, cuando se realiza a frecuencias bajas, tiene resultados reversibles en cuanto a la pérdida de pelos, con cambios pequeños en cuanto a la calidad del pelo.

Alopecia difusa – Tratamiento

    La alopecia difusa suele ser reversible y en pocos meses se ha reparado la pérdida de pelo en el cuero cabelludo y los folículos pilosos se quedan sanos. Sin embargo, es importante que la persona intente, en colaboración con el dermatólogo especialista o el cirujano plástico a quien consultará, lograr definir el factor desencadenante de la pérdida de pelo, pues hay posibilidad de que la alopecia difusa insista y se vuelva crónica o que constituya un precursor de la alopecia androgenética. En el último caso, el pelo vuelve a crecer más débil y fino comparado a su estado antes de la alopecia.

    En el caso de la alopecia difusa telógena aguda, se debe identificar la causa y si la persona se libra de ésta, la pérdida se para en seguida y el cuero cabelludo se repone gradualmente en los meses siguientes. En el caso de la alopecia difusa telógena crónica, las cosas son más complicadas, pues pueden contribuir más factores que uno a su aparición. En ambos casos se requiere cumplir con una dieta con nivel suficiente de ingredientes nutritivos y proteínas. El suministro de suplementos, como de vitamina C que ayuda con la absorpción del hierro, vitaminas del complejo B que desempeñan acción inhibidora contra el estrés, biotina y zinc puede reforzar el recrecimiento de los pelos. Si hay alguna sospecha que la causa es el uso de algún medicamento, se recomienda cambiarlo o interrumpirlo por lo menos durante 3 meses para que se confirme si ése constituye un factor desencadenante. A la vez se investiga si hay alguna enfermedad de fondo y si ésta se encuentra bajo control con el tratamiento apropiado. No hay ningun tratamiento farmacéutico particular para la alopecia difusa.

Minoxidil
PRP – Tratamiento de la caída de pelo
Low Level Laser Therapy - LLLT

    La alopecia difusa anágena o distrófica se trata con seguimiento y principalmente tratamiento adyuvante en el caso en que se conoce su causa según el historial y no se puede evitar por algún período de tiempo. En particular en casos de alopecia difusa debido a quimioterapia anterior en hombres jóvenes con un historial hereditario de alopecia androgenética, se puede observar el fenómeno del recrecimiento parcial de los pelos después del fin de la quimioterapia únicamente en las áreas que no son afectadas por la alopecia androgenética.

    Al contrario, en las áreas en que hay predisposición genética a la alopecia androgenética, el recrecimiento no procede de manera satisfactoria, con el resultado de que se presenta la imagen clínica de una alopecia androgenética avanzada, al nivel V-VII de la escala Hamilton-Norwood, que bajo condiciones normales aparecería bastantes años más tarde en la vida de la persona particular.

    Esta alopecia avanzada después de quimioterapia pesa a nivel significativo en el estado psicológico de los pacientes y constituye talvez la única indicación real para un trasplante de pelo en situaciones de alopecia difusa. Como regla, el trasplante de pelo no se considera el tratamiento recomendado en casos de alopecia difusa en recaída. En todo caso, sin embargo, se requiere una examinación de parte de un dermatólogo especialista o un cirujano plástico que pueda juzgar cada caso a nivel individual.