L
alopecia androgenética (en palabras comunes, la calva) constituye la forma de alopecia más común entre los hombres y una de las más frecuentes en las mujeres. Se calcula que 70% de los hombres y 40% de las mujeres padecerán de ella en algún momento de su vida, mientras uno de cada dos hombres padecerá de ella a la edad de los 50 años. La  alopecia androgenética se debe al impacto de los andrógenos sobre los folículos pilosos y hay también  predisposición genética en cuanto a su aparición. Factores tanto genéticos como ambientales tienen algún papel el su aparición y su evolución, mientras las causas siguen siendo desconocidas.

Aparición de la alopecia androgenética

70%

Los hombres

40%

Las mujeres

50%

Los hombres y 50 años de edad


    Los genes responsables de ella constituyen el sujeto de investigaciones; la mayoría de ellos se encuentran en el cromosoma Χ y son recesivos. Entoinces, es más raro que aparezca en las mujeres la alopecia androgenética, pues se requiere la presencia de los genes patológicos en  ambos cromosomas X para que se expresen. En los hombres basta sólo un gene en el único cromosoma  Χ de que disponen, para que se exprese. Investigaciones recientes han demostrado que el fondo hereditario de la alopecia androgenética resulta aún más complejo, pues se han encontrado genes que controlan, entre otras cosas, el momento en el que aparecerá la alopecia androgenética, la rapidez de su evolución y su manera de aparecer.

Alopecia androgenética – Imagen Clínica

    La imagen clínica de la alopecia androgenética varia en los hombres y las mujeres. La alopecia androgenética clásica padecida por los hombres se caracteriza por:

  • la pérdida del pelo en las sienes
  • la reducción de la densidad del pelo
  • el ápice y un retraso gradual de la raya del cabello


    Hasta en las etapas avanzadas, una raya de densidad normal permanece en las áreas temporales laterales y en la parte trasera del cuero cabelludo (el área occipital) y es muy raro que aparezca una pérdida total de pelo. Los andrógenos son hormonas importantes para el crecimiento en el género masculino. Arreglan el funcionamiento de las glándulas sebáceas, estimulan el crecimiento de los pelos del cuerpo y de la cara, mientras inhiben el crecimiento de pelos en el área frontal y temporal, conduciendo a la alopecia androgenética.

    En los hombres que padecen de ella, el énzima de la 5-alfa-reductasa tiene niveles aumentados. Resultan también aumentados los niveles de la testosterona libre y de la dihidrotestosterona y reducidos los andrógenos totales. La 5-alfa-reductasa convierte la testosterona libre en los folículos pilosos en dihidrotestosterona (DHT), que tiene un papel dominante. Otros factores que contribuyen al desarrollo de la alopecia androgenética son

  • enfermedades psiquiátricas
  • cardiopatías
  • cáncer de la próstata


    La alopecia androgenética femenina suele aparecer en forma de adelgazamiento difuso de los pelos, sin que retroceda la raya del cabello. La pérdida de pelo es más intensa principalmente en el ápice del cuero cabelludo. Al contrario de los hombres, raramente conduce a una pérdida total del pelo en el área afectada. Más allá de la dimensión hereditaria,  otros estados también conducen a la alopecia androgenética femenina, como la:
  • reducción de las hormonas femeninas en la menopausa
  • el síndrome de los ovarios poliquísticos
  • la hiperplasia congenital de las glándulas suprarrenales
  • tumores virilizantes de las glándulas suprarrenales o de los ovarios
  • el síndrome de Cushing
  • el uso crónico de cortisona


    Un estudio reciente en mujeres gemelas monocigóticas demostró varios factores relacionados con el impacto mayor de la alopecia androgenética en mujeres. Tales factores son el diabetes mellitus, la hipertensión, la falta de ejercicio, muchas horas de sueño y una relación matrimonial no estable. Además, la falta de uso de una gorra y la exposición a la radiación ultravioleta contribuyen también a la aparición de la alopecia androgenética en las mujeres. Por último, la anxiedad y el estrés aceleran la situación en hombres y mujeres.

    El impacto psicológico de la alopecia androgenética es enorme, tanto para los hombres como para las mujeres. El cabello abundante y fuerte resulta desde siempre un elemento importante de la belleza. Los  pacientes tienen baja autoestimación, presencia social reducida y se enfrentan a dificultades en sus relaciones con el otro sexo. Así se explica por qué desde siempre los que padecen de  alopecia androgenética buscan  soluciones a su problema.

Androgenetic Alopecia – Diagnosis

    La diagnosis se realiza esencialmente a nivel clínico. El análisis de la raiz del pelo constituye una de las técnicas más viejas de diagnosis de la alopecia androgenética y  revela un aumento muy grande de los pelos en la fase telógena y distróficos comparado a los en la fase anágena. Es bueno que se realice una prueba de sangre y de hormonas completa para excluir la posibilidad de enfermedades, principalmente en la  alopecia androgenética femenina. La tricoscopia constituye un método nuevo comparable a la dermatoscopia para su diagnosis. En este proceso se usa una microcámara digital que visualiza el área padeciente y se toma el análisis fotográfico de la raiz del pelo. En casos dudosos puede que se necesite una biopsia de la piel del cuero cabelludo para la diagnosis diferencial de la alopecia androgenética en casos posibles de alopecia areata o cicatrizante.

Alopecia Androgenética – Clasificación

    Para la clasificación del nivel y de la gravedad de la alopecia androgenética se usan la escala de Norwood – Hamilton para la alopecia androgenética masculina y la escala de Ludwig para la alopecia androgenética femenina.


Alopecia Androgenética – El tratamiento

    El tratamiento  de la alopecia androgenética preocupa mucho a los padecientes, pues ésta constituye un problema estético grave con impacto psicológico significativo. La necesidad de encontrar un tratamiento eficaz se ve de la multitud de sustancias (de cremas de aplicación local y lociones hasta vitaminas tomadas oralmente y champúes) que se han usado en el pasado  o se siguen usando con la promesa de tratarla con éxito. El tratamiento de la alopecia androgenética se divide en tratamiento no hormonal, tratamiento hormonal y tratamiento quirúrgico.

El tratamiento no hormonal
El tratamiento hormonal
Tratamiento quirúrgico

    Otros tratamientos modernos de la alopecia androgenética son el tratamiento low level laser treatment (LLLT) o tratamiento con láser, como también el tratamiento con PRP (Plasma Rico en Plaquetas) que consiste de la infusión en el área padeciente de plasma que proviene de la sangre del paciente. El plasma, después de una activación apropiada, se inyecta en el cuero cabelludo y mediante la producción de factores de crecimiento conduce al desarrollo de células nuevas, al mejoramiento de la hematosis del área del cuero cabelludo y al refuerzo de los folículos pilosos padecientes. Como aprovecha de las capacidades de alivio del cuerpo mismo, constituye uno de los tratamientos modernos más eficaces para la alopecia androgenética.